Volver al índice

Programa de Deshabituación Tabáquica.

Rubio Barranco, A; Rodríguez Fuentes, S; F. Sánchez, J; Gálvez Renedo, M.C.

Unidad de Desabituación Tabáquica.

Ambulatorio Virgen del Carmen. El Puerto de Santa María

 

IMPORTANTE:

Este texto pertenece a su autor o autores y ha sido presentado en el XIII Congreso Neumosur Enfermería en marzo 2.001 en Cádiz.

Cualquier utilización por terceros, será exclusivamente con carácter divulgativo, educativo o docente y se debe citar la fuente y autor o autores del mismo.

 

 

  

El programa de cesación tabáquica del ambulatorio Virgen del Carmen surge por iniciativa de la dirección de dicho centro de implantar una consulta para ayudar a los fumadores a dejar de fumar y atender así una nueva necesidad que estaba demandando la población.

La formación comenzó  dos meses antes con la asistencia de una enfermera a la Unidad de Deshabituación Tabáquica del ambulatorio  Jesús Nazareno de Chiclana de la Frontera y con la recopilación y lectura de toda la bibliografía disponible a nuestro alcance.

Tras la preparación de toda la documentación, espacio físico y el material necesario, se convoco una reunión con todo el personal del centro, sanitarios y no sanitarios, para informales de la puesta en marcha de la consulta, método a seguir y circuitos creados para la derivación y entrada de los clientes.

Colocamos folletos informativos por todo el ambulatorio invitando a todas aquellas personas que se plantearan dejar de fumar, que en nuestro centro le podríamos ayudar a conseguirlo. Todos los interesados debían rellenar una solicitud con sus datos y dejarla en el área de atención al usuario o en información.

Pasada una semana tuvimos una demanda desbordada, más de 50 solicitudes de personas interesadas en conocer nuestro tipo de ayuda. A todas estas personas se les llama por teléfono y se concierta una entrevista en la cual se les explica el método que utilizamos, los horarios ofertados y las distintas posibilidades de seguir la terapia, eligiendo cada uno el más adecuado a sus necesidades. Destacando como dato curioso que comenzamos con cinco grupos.

 

METODOLOGÍA

 

El método utilizado es la deshabituación progresiva, mediante la adquisición de pequeños compromisos que deberán cumplir de semana en semana y que sumados hacen que sea más fácil dejar de fumar. Este método se puede realizar en grupo, individual, o a través de un familiar.

La terapia de grupo consta de siete sesiones de una hora de duración, un día a la semana, las tres primeras sesiones son de ayuda para la deshabituación y las tres o cuatro últimas de apoyo en la abstinencia. La terapia individual consta de dos sesiones a la semana de 20 a 30 minutos cada una y durante un mes  aproximadamente, se caracterizan por ser los compromisos más imperativos y fuertes.

La terapia individual ha sido la menos demandada (embarazadas, bronquíticos, procesos asmáticos, etc...) en general personas con una necesidad inmediata de abandonar el hábito.

A la terapia de grupo la denominamos “curso para dejar de fumar y desde la primera sesión informamos que como todo curso valorable, al final del mismo, todas aquellas personas que consigan superar un mes de abstinencia conseguirán un diploma acreditativo como recompensa por el esfuerzo realizado. Este diploma cumple la función durante la terapia de elemento motivador  y al finalizar como una señal de compromiso, por ello se realiza un pequeño homenaje en su entrega.

A partir de este momento se hace un seguimiento mensual durante un año, bien a través del teléfono o personalmente en la consulta y al finalizar ese año se les envía una carta felicitándole por su año de exfumador. Durante ese año también se les envía una invitación para los actos que organiza la Unidad, en el día mundial  sin tabaco y para celebrar la Navidad todos juntos.

En las sesiones de grupo se trabaja con una dinámica de autoayuda, facilitándole información escrita y adiestrándoles en técnicas y estrategias para ir afrontando las diferentes situaciones y estados por los que irán pasando.

Además de utilizar la medición del coxímetro como elemento motivador en cada sesión, al final, también le ponemos de cinco a diez minutos de película que hemos montado con secuencias del proceso de elaboración del tabaco, componentes, mecanismos de la publicidad del tabaco y consecuencias de su consumo.

En la tercera sesión , estando próxima la fecha para fijar el día “D” le hacemos una demostración práctica de la botella fumadora, técnica que les impacta mucho y les ayuda a tomar la decisión pronto.

 

EVALUACIÓN

 

Los resultados obtenidos en estos dos años han sido:

-         Solicitaron entrar al programa:

 

1999.- 286 sujetos

2000.- 164 sujetos

-         Se historiaron:

 

1999.- 248 sujetos

2000.- 177 sujetos

TIPO DE TERAPIA SEGUIDA

 

1999

2000

Grupo

201

163

Individuos

38

13

Pareja

8

-

A Través de Familiar

1

1

Bupropión

-

2

 

 EX-FUMADORES

1999

2000

1 Mes

40,72%

46,32%

6 Meses

28,60%

28,61%

1 Año

-

23,79%

 RECAIDAS

1999

2000

1 Mes

7 pers.

24,13%

3 pers.

25%

6 Meses

18 pers.

62,06%

8 pers.

91,66%

1 Año

4 pers.

13,79%

-

-

Total

29 pers.

28,71%

12 pers.

14,63%

  

CONCLUSIONES

 

Además de los resultados obtenidos,  para los enfermeros, como profesionales, es un reto el abordaje de este tipo de programas, principalmente por la implicación que conlleva, y la responsabilidad por la nueva  imagen social que proyectamos.

 

Nuevamente demostramos que la enfermería está al lado del individuo ayudándole  a cambiar y afrontar nuevos y mejores estilos de vida.

 

Teniendo en cuenta que el tabaquismo es el principal problema de salud pública prevenible y del que existe sobrada evidencia científica de sus consecuencias, tenemos los enfermeros una nueva parcela de actuación, que no deberíamos dejar que se nos escape. Volver al índice